martes, 24 de marzo de 2009

33 años después... Hoy no es un simple feriado más.


Las semillas de nuestros males actuales fueron sembradas en el terreno fértil de nuestros peores miedos, treinta y tres años atrás.

Si alguna esperanza tenemos como pueblo, será indudablemente porque habremos aprendido de nuestros errores... ¿Aprendimos de nuestros errores?

7 comentarios:

TILDITA dijo...

Creo que aprendimos...pero no tanto.
Lo peor es que hoy, la mayoría de los pibes ni sabían por que era el feriado. :(

sardinasinsodio dijo...

Tildita: de eso mismo estábamos hablando con Pía en su blog, Vida boomerang.

Lucy in the Sky dijo...

El pueblo argentino tiene muchos males, a pesar de que muchos dicen que es nuestra falta de memoria, también nos aqueja la indiferencia y ese egoísmo enquistado que tenemos por el cual cada uno tira para su propia quinta. El nacionalismo no figura en nuestro diccionario.

Albano Barrufaldi dijo...

No aprendimos un a mierda
O a caso no se está pidiendo la pena de muerte.

Ni perdón ni olvido.
Juicio y castigo.


Y a Susana También

Jose Angel Lopez Barrios dijo...

Las respuestas estaran fundidas en la masa de si's y no's de las capas sociales.... aprendimos?... yo aprendi.... cuando le chuparon a mi hermano por andar repartiendo panfletos.... le critique mucho.. hoy... si se repitiera... estaria repartiendo panfletos con el....
asi... que yo... (o sea)... APRENDI... y seguro (tambien), que estaria con mi hermano en alguna comisaria de la provincia tras las rejas esperando el momento aureo.

sardinasinsodio dijo...

Lucy: En nombre del nacionalismo y de otros tantos "ismos" se han regado primorosamente muchas de las semillas de las que hablábamos...

Barrufa: Habrá que volver a apelar a nuestra ya oxidada vocación docente?

José: Justamente de eso se trata. de síes y noes. Algún día aprenderemos a no decir, resignadamente, SI cuando debiéramos decir NO y viceversa.

la novia del átomo dijo...

Macedonio, le regalo el post de una amiga.

Vienen por el brillo en los ojos

Hordas de mujeres encandiladas todavía por la luz del día, comparecen ante el Tribunal. A algunas se les escapan algunas lágrimas, y parecen a punto de confesarlo todo. Otras resisten hasta el final, y cuando parece que ya todo pasa, se quiebran y muestran el estigma. Atemorizadas como están, desnudas, sin un pliegue de su cuerpo por inspeccionar, por ultrajar, logran descubrir el botín mayor por el que vienen cada vez, una y otra vez, sus captores. Ya no son secretos, ni confesiones, ni arrepentimientos. Ya no tienen nada que llevarse. Nada que sacar. Y sin embargo, buscan algo.
Ellas, alertas, doloridas, apaleadas, pueden sin embargo hacer correr la voz. Vienen de nuevo. Escóndanlo. Pero qué buscan, qué quieren, pregunta alguna.
Desde acá, décadas después, se las puede ver. María dejó una ventana abierta, su relato es una ventana que nos invita a ingresar a una escena congelada, que se repite a sí misma invariablemente. Desde esa ventana, podemos verlas. Un número pequeño de ellas, ni siquiera agrupado, permanece a la sombra de las miradas. Son las que bajan la cabeza, pero no hay en ese gesto un mínimo de sumisión. Permanecerán así hasta el final del Juicio. Ellas saben lo que los Jueces buscan. Siempre, a través de los tiempos, buscan lo mismo. Y lo mantienen así, apagado, hasta que llega el momento. Entonces levantan la cabeza, y allí está. Todavía lo conservan. El impertinente brillo de los ojos.

(En homenaje al acto de resistencia colectiva conocido como “El calzonazo” llevado a cabo por un grupo de mujeres en la cárcel San Martín, Córdoba, en la última dictadura. Las mujeres se negaron a bajarse los calzones en una de las requisas)

..........................................................................................................................

POSTDICCION: LEE Y SERAS CAPAZ DE VIAJAR EN EL TIEMPO...

Los hechos y circunstancias aquí descriptos pueden o no ser veraces. Para saberlo deberás leer más allá de lo evidente... Y de eso se trata este juego, de estimular el hábito de la lectura de un modo ameno y, en la medida de lo posible, provocándote una sonrisa cada vez que descubras el sentido oculto de estos aparentes delirios...

"No sé qué opina el mundo de mí; pero yo me siento como un niño que juega en la orilla del mar, y se divierte descubriendo de vez en cuando un guijarro más liso o una caracola más bella de lo corriente, mientras el gran océano de la verdad se extiende ante mí, todo él por descubrir."
( Isaac Newton,1727).

Bienvenidos al charco.
..........................................................................................................................

ESTE LIBRO NO PUEDE DEJAR DE FALTAR EN TU BIBLIOTECA

... La vida es un segmento de recta, si tuviera sentido sería un vector. (Reivaj Idras. Post mortem, nihil est; Ed. J.Pastorius,Nicea.1632)
..........................................................................................................................

NO HAY MAL QUE DURE CIEN AÑOS

NO HAY MAL QUE DURE CIEN AÑOS